Trucos Para Retrasar La Eyaculación

Por lo general uno de los objetivos del hombre en el momento de estar en el acto sexual es satisfacer a su pareja y esto pasa por el hecho de aguantar más antes de llegar a la eyaculación. Aunque es importante hacer notar que no todos los hombres que se encuentran insatisfechos con el tiempo que pasa antes de llegar a la eyaculación, son personas con problemas de eyaculación precoz. Sin embargo la mayoría de los hombres muestran un interés en conocer cómo retrasar su eyaculación.

Como Retrasar la Eyaculación Precoz

A continuación te presentamos una serie de trucos que pueden ayudarte a durar más en el acto sexual, presta atención si quieres lograr evitar la eyaculación precoz como nos recomienda este blog de eyaculación precoz y problemas sexuales masculinos,  y verás que con un poco de práctica lograrás crear una muy buena impresión a esa chica que te acompaña en el sexo.

Relajarse: una forma sencilla de demorar la eyaculación consiste en relajarse antes de llegar a tu orgasmo o clímax. Una de las posiciones más comunes a la hora de tener sexo consiste en que el hombre se coloca arriba de la mujer, esta posición es conocida como “El Misionero” y no ayuda a lograr el objetivo, ya que se tensan mucho los músculos de las piernas y la entrepierna y esto produce aceleración del proceso eyaculatorio.

Por lo tanto, probar otro tipo de posiciones donde no se presionen los músculos cercanos a esta parte, es una buena y sencilla manera de prolongar el proceso eyaculatorio y así lograr tener sexo de mejor calidad. En este mismo orden de ideas otra forma de lograr un buen estado de relajación es tomar una respiración profunda antes de llegar al clímax. De esta manera también retrasamos la eyaculación.

Pensar en cosas diferentes al sexo: La imaginación y los pensamientos juegan definitivamente un papel muy importante a la hora de hacer el amor o tener sexo. Los pensamientos pueden producir que sientas fuertes estímulos sexuales que harán que tus niveles de excitación lleguen al máximo, por lo que terminarás eyaculando sin remedio. Por eso la recomendación es que pienses en cosas aburridas o en temas que no tengan nada que ver con sexo.

Trata de distraer tu mente de los pensamientos acerca de las cosas que más te exciten, es decir, piensa en las cuentas, en las deudas, en las obligaciones y deja de pensar en lo bien y sexy que se ve tu chica, o en lo bien que se mueve en la cama.

Buena comunicación: aunque todos los expertos recomiendan una buena comunicación parece que nos olvidamos de los increíbles beneficios que esta conlleva.  Cuando estás en pleno acto sexual y sientes que  vas a llegar al clímax puede ser necesario dejar de moverte o adoptar una posición diferente, para no hacerlo de manera brusca y que vaya a generar incomodidad a tu pareja, unas palabras bien utilizadas en el momento justo  enviarán el mensaje adecuado y preciso para ayudarte.

Por ejemplo entre tu pareja y tú pueden tener un código de palabras clave que indiquen ciertas acciones puntuales. Palabras como “más despacio”, “para”, “más suave”, “cambia” o cualquier otra que tu pareja y tú entiendan, pueden ayudarte para prolongar el proceso eyaculatorio y así brindar más tiempo a la relación sexual.

Además con buena comunicación puedes comentarle a tu pareja qué es exactamente lo que te excita más o qué es lo que menos te gusta, y ella igualmente puede comentarte qué le gusta y qué no  le gusta, así en el momento del acto sexual van a tener una muy buena sincronización que producirá una atmosfera de seguridad y consecuentemente un mejor ánimo que  harán que puedas poner en práctica todos estos consejos y así ser un amante perfecto.